Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE
HIDE_BLOG

Sobre nosotros

Classic Header

{fbt_classic_header}

730 x 90 solo PC

AHORA:

latest

Peligrosa indiferencia

Que será lo que nos pasa, o será que nada pasa, somos tan indolentes e indiferentes que ya nada nos aterra, y mucho menos nos preocupa...



Que será lo que nos pasa, o será que nada pasa, somos tan indolentes e indiferentes que ya nada nos aterra, y mucho menos nos preocupa?

Ante una noticia de hace unos días "incautan 80 mil dosis de marihuana crypi con destino a Fresno", un decomiso más,  que importa si probablemente al otro día la encomienda pudo ser mayor.
Pareciera que tal vez a los únicos que medio les preocupo fue a los dueños de la droga que probablemente perdieron unos buenos pesos y dejaron el mercado de fin de semana desabastecido, craso error están cometiendo el no cuantificar el daño que esa cantidad de estupefacientes hará en los posibles consumidores, cuántos niños y jóvenes más terminarán en las garras de los jibaros, acrecentando un mercado que va en alza y que destruye nuestra sociedad.

 Las estadísticas nacionales son preocupantes por lo menos  520 mil estudiantes de colegio, cuyas edades oscilan entre los 12 y los 18 años, han consumido drogas por lo menos una vez en su vida. Esa cifra representa al 15,9 % de los escolares del país entre los grados séptimo y 11 (uno de cada seis) y confirma cómo el consumo se convirtió hace tiempo en un problema de salud pública para el país. (Sabemos acaso cuantos en nuestros municipios?)

Lo más preocupante es que el circulo droga, alcohol, sexo, según datos que están contenidos en el último informe de consumo de sustancias psicoactivas en población escolar en Colombia, publicado hace menos de una semana por los Ministerios de Justicia y Salud y que revela que mientras el consumo de alcohol y tabaco en niños y adolescentes bajó, el de sustancias ilegales, incluidos el éxtasis y la cocaína, va en aumento sostenido.

La muestra, cuyos datos se recabaron a finales del 2018 y apenas ahora terminaron de ser procesados, consultó a más de 80 mil muchachos a los que les preguntaron por el conocimiento de los riesgos y el eventual consumo de sustancias como la marihuana, la cocaína, el bazuco, el éxtasis, la heroína, el LSD y otros alucinógenos, incluidos solventes y pegantes. El 11 % de los consultados dijo que el consumo se hizo en el último año, y un 6,1 % consumió en el último mes.

Otro dato aterrador del estudio es que uno de cada diez niños de séptimo grado admitió haber usado alguna sustancia ilícita en la vida, mientras que en el grado 11 esa fue la respuesta de uno de cada cinco.

Aunque el problema de las drogas afecta a todas las regiones, en siete la alerta es mayor porque sus niveles de prevalencia (uso al menos una vez en la vida) superan el 20 %: son Caldas (28,9 %); Antioquia (26,6 %); Risaralda (26,1 %); Quindío (24,7 %); Orinoquía (22 %); Bogotá (24,5 %), y Amazonía (20,4 %).

Como ocurre con toda la población colombiana que consume drogas, la marihuana es de lejos la sustancia ilegal más usada: los que declararon haberla fumado en el último año pasaron de 7,9 % en el 2014 a un 9,8 % en la nueva muestra. La edad promedio de entrada a ese consumo es de 14 años, y la exposición aumenta a medida que los jóvenes van creciendo.

La encuesta muestra que en general el problema afecta por igual a hombres y mujeres, pero el aumento en esta última población con respecto a la muestra tomada en el 2011 sí marca un crecimiento general de las estadísticas.

En todo el país hay unos 122 mil escolares que han usado inhalables como ‘popper’. Y mientras el promedio nacional de consumo de esa peligrosa sustancia está en el 5 %, Antioquia y Caldas reportan un 14,1 % y un 12,1 %.

De hecho, advierte el documento, en Antioquia, “el ‘popper’ se ha posesionado como la sustancia de mayor uso en el último año, con casi dos puntos porcentuales sobre la marihuana”, y en otras regiones aparece ya en segundo lugar de consumo.

Pese a que el crecimiento del mercado de la cocaína no es tan marcado entre el 2011 (2,4 %) y 2016 (2,6 %), el informe indica que ese problema aumenta significativamente según incrementa la edad, pasando de 1,7 % entre los estudiantes de 12 a 14 años hasta 4,7 % en el grupo de 17 a 18 años. Un 1,6 % de los estudiantes dijeron haber consumido heroína al menos una vez en la vida.

Uno de los datos más preocupantes del estudio es el acceso a las sustancias, tanto legales como ilegales. Un 80,2 % de los estudiantes dijeron que para ellos es fácil comprar alcohol, pese a que la ley prohíbe expresamente la venta a menores de edad.

La marihuana encabeza la lista de las más fáciles de conseguir para los niños, con 37,3 %; le sigue el bazuco con 12,4 %, la cocaína con 12 %, los inhalables, con 8,5 %, y el éxtasis, con 7 %.
Lo cierto es que estas cifras y lo que  debería generar una situación que al parecer es un decomiso más, requiere de medidas para controlar, prevenir y  atacar un flagelo que  se extiende cada día en peligrosas formas y modos .

No hay comentarios