Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE
HIDE_BLOG

Sobre nosotros

Classic Header

{fbt_classic_header}

730 x 90 solo PC

AHORA:

latest

Un contrato” sin centro, ni vida” en el Líbano

El programa Centros Vida enmarcado en la Ley 1276 del 2009   d eberían ser un centro ideal para los adultos mayores, puesto que   esta t...


El programa Centros Vida enmarcado en la Ley 1276 del 2009  deberían ser un centro ideal para los adultos mayores, puesto que  esta tiene por objeto la protección a las personas de la tercera edad (o adultos mayores) de los niveles 1 y II de SISBÉN,  como instituciones que contribuyen a brindarles una atención integral a sus necesidades y mejorar su calidad de vida.

Buscando que se cumpla esa directriz de la Ley  la concejal del Líbano, Dana Castro Orozco acudió ante el Contralor del departamento Diego Andrés Murillo  para solicitar la suspensión y/o revocatoria del contrato por valor de 416 millones 935 mil pesos, para ser ejecutado en pleno Aislamiento Obligatorio, lo que lo hace   inviable. (Adjudicado a un único proponente) La Concejal pide al mismo tiempo se inicie indagación preliminar al alcalde Jesús Antonio Giraldo debido a las presuntas anomalías que contiene dicho contrato.

Este medio diálogo con la concejal,  quien pese a su juventud ha denunciado con carácter y firmeza una situación que de acuerdo a lo expuesto en la misiva al contralor  tiene varias anomalías desde su proceso de adjudicación, cifras demasiado onerosas y vacíos en la idoneidad de quienes ejecutarían el contrato de  funcionamiento del ‘Centro Día’ del adulto mayor en el Líbano’.

Dicho contrato tiene un valor de $416.935.000.oo para ser ejecutado en cuatro meses, adjudicado en una licitación en la que solo se presentó un solo proponente, en un proceso donde aparecen graves y preocupantes vacíos que ponen en entredicho la transparencia del mismo.

El objeto del contrato tiene como fin  atender 175 adultos mayores, en las actividades propuestas deberán intervenir 100 adultos mayores,  del casco urbano y 75 de la zona rural, Mediante  Decreto 417 del 17 de marzo de 2020 se declaró el estado de emergencia económica, social y ecológica en todo el territorio nacional, con el fin de conjurar la grave calamidad pública que afecta al país por causas del coronavirus COVID-19. Así mismo, el Presidente Iván Duque, a través del Decreto 457 de 22 de marzo 2020 ordenó el Aislamiento Preventivo Obligatorio o Cuarentena “de todas las personas habitantes de la República de Colombia” durante el periodo de tiempo establecido y como medida para enfrentar la pandemia COVID-19. Este solo ítem evidencia falta planeación, sin contar  que  se puede visualizar irregularidades y costos excesivos en las varias de las  actividades programadas.

Los Centro Vida,  tienen un nombre bonito, con un fin loable, existen en el papel, y tienen recursos,  pero no una sede donde ejecutar los programas que además deben ser espacios a cielo abierto, sin contaminación y con  infraestructura  que brinde a los adultos mayores las condiciones aptas para su buen desarrollo,  que generen vida grata a los adultos mayores. Desafortunadamente el programa como otros es foco de malversación de los recursos, manipulación de propuestas e improvisaciones en su ejecutoria como lo denuncia la concejal Danna Castro, lo que lo hace inviable su adjudicación y ejecución.

Lo que no es comprensible es que existiendo instituciones con experiencia, capacidad, posibilidades de ejecución, y necesidad de fortalecerlas económicamente no se recurra a ellas y con  argumentos falaces por el contrario se les niegue esa posibilidad, es el caso del hogar del anciano San José dirigido por la hermana María Isabel, al que además con un argumento falso de reducción del presupuesto en un 44% por un CONPES, las trasferencias a la institución serian rebajadas, cuando la realidad es que el gobierno nacional no giro la totalidad mientras los entes territoriales hacen ajustes y corrigen errores presentados en las cuentas maestras y muestran su eficacia fiscal.

Por su parte la directora del Hogar del Anciano hermana María Isabel, expresó a este medio que esta institución atiende 105 ancianos con toda la atención necesaria, solo esperamos que el alcalde nos gire lo que nos corresponde legalmente para poder sostener la institución o de lo contrario tendré que prescindir de 5 de los empleados y ver como cancelo servicios públicos que ya están atrasados, en cuanto al programa de “Centros Vida” manifestó que la comunidad sabe cómo “estiramos la plática” estaríamos en condiciones de realizarlo y eso nos refinanciaría, pero primero lo primero.

La realidad entonces es que si se  busca trasparencia y eficacia en el manejo del programa se ha podido suscribir un convenio interadministrativo con el Hogar del Anciano, que tiene la experticia,  y  podría realizarlo  pasadas las restricciones en los tiempos posibles.

No hay comentarios